Bienvenidos

Información sobre los avances científicos del renacimiento

Archivo para el día “noviembre 6, 2011”

Johannes Kepler


Johannes Kepler

Johannes Kepler nació en 1571. Estudió en la Universidad Protestante de Tübingen, en donde tuvo un profesor de matemáticas llamado Michael Maestlin el cual era partidario de la teoría heliocéntrica de Copernico. Kepler aceptó esta teoría, creyendo que el simple ordenamiento de los planetas fue un plan de Dios.

En el año 1594 desarrolló una hipótesis, la cual decía que el Sol ejerce una fuerza que disminuye de forma inversamente proporcional a la distancia e impulsa a los planetas alrededor de sus órbitas. Con sus pensamientos, logró demostrar las teorías de Copérnico.

El sistema de Kepler funcionaba de forma muy aproximada a las observaciones, salvo por Mercurio. Kepler fue invitado por Tycho Brahe para que, basándose en sus observaciones, trabajara con él como asistente y así poder calcular las órbitas de los planetas. Cuando murió Brahe, Kepler fue quien lo sucedió en el cargo de matemático imperial.

Una de sus obras más importantes fue Astronomía nova, que fue el resultado de sus esfuerzos para calcular la órbita de Marte. Este muestra las leyes de Kepler sobre el movimiento de los planetas. La primera ley dice que los planetas giran en órbitas elípticas con el Sol en un foco. La segunda ley, nos dice que un planeta girará con mayor velocidad cuanto más cerca se encuentre del Sol.

Luego, Kepler se hizo matemático de los estados de la Alta Austria. Publicó su “Harmonices mundi Libri”, el cual en su sección final contiene otro descubrimiento sobre el movimiento planetario, que podemos considerar como la tercera ley de Kepler: la relación entre el cubo de la distancia media de un planeta al Sol y el cuadrado del periodo de revolución del planeta es una constante y es la misma para todos los planetas.

También publicó un libro llamado Epitome “Astronomiae Copernicanae” (Astronomía de Copérnico), el cual contiene todo lo que descubrió Kepler en su vida. Kepler fue la influencia capital de muchos astrónomos en las siguientes décadas.

La última obra que se dio a conocer de Kepler fueron las Tablas rudolfinas. Basándose en los datos de Brahe, las nuevas tablas del movimiento planetario reducen los errores medios de la posición real de un planeta de 5° a 10′. Isaac Newton se basó en las teorías y observaciones de Kepler para formular su ley de la gravitación universal.

Autor: Brian Rojas

Fuente:

http://www.astromia.com/biografias/kepler.htm

Bombardas


Toda pieza de artillería se compone de dos partes principales: la boca de fuego y el montaje. La boca de fuego es un tubo

Bombarda alemana

mas o menos largo en cuyo fondo se coloca la pólvora y a continuación el proyectil. Al quemarse la pólvora, los gases producidos impulsan al proyectil al exterior.

A mediados del siglo XIV, empezaron a construirse bombardas fundiendo en una sola pieza  sus dos partes. El metal empleado era el bronce (aleación de cobre y estaño) y se llamaba fuslera. Las bombardas de duelas de hierro las podían  fabricar cualquier herrero, en cambio las de metal fundido como las de bronce se encargaban a obreros que conocieran el arte de fundir el metal: los campaneros.

El peso de la bombarda podía llegar a los 6.000 kg. El de los proyectiles oscilaba de los 5 a los 150 Kg. cuando se trataba de bolaños(bolas de piedra). Si las pelotas eran de hierro ,podían llegar hasta los 250 Kg.

 

Bombarda primitiva

El montaje estaba constituido simplemente por un zoquete de madera al que se ataba la boca de fuego. La elevación se obtenía colocando cuñas de madera debajo de la parte anterior del montaje.

Los proyectiles disparados por las bombardas eran balas o pelotas, que podían ser de hierro o de piedra. Las mejores eran las de hierro pero se presentaban dificultades para su fabricación cuando habían de ser muy grandes. La producción de las de piedra era más fácil, pues con un buen número  de picapedreros y una cantera en las proximidades resultaba fácil aprovisionarse de un buen número de municiones.

 

 

Las bombardas fueron empleadas casi exclusivamente para el tiro rasante. el tiro curvo se obtenía por medio de una pieza más corta que las bombardas y de mayor calibre, generalmente de forma acampanada, que se llamó mortero, pedrero o trabuco.

 

Autor: Federico Tirachini

Fuente

Navegador de artículos