Bienvenidos

Información sobre los avances científicos del renacimiento

Archivo para el día “noviembre 13, 2011”

Las leyes de Kepler


Las leyes de kepler son producto de una buena tarea de ordenamiento matemático por parte de Johanes Kepler (1571 – 1630) de los datos recogidos por Tycho Brahe (1546 – 1601), quien fue el último que hizo observaciones sin utilizar un telescopio y que elaboró un catálogo con la posición de unas 700 estrellas. Las leyes de Kepler se pueden enunciar así:

Primera ley: todos los planetas describen órbitas planas y elípticas que tienen al Sol en uno de sus focos.

Segunda ley: los segmentos que unen al Sol y a los planetas, barren áreas iguales en tiempos iguales.

A1 = A2 en igual tiempo

Tercera ley: los cuadrados de los tiempos empleados por los planetas en describir sus órbitas son directamente proporcionales a los cubos de los semiejes mayores.

T = período de la orbita
= kr²
Donde k es una constante
Las leyes de Kepler dieron una descripción del movimiento de los planetas alrededor del Sol pero no dieron una interpretación de las causas, interpretación que se daría años después con Newton.

Bibliografía: http://www.memo.com.co/fenonino/aprenda/fisica/fisic2.html

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Robert Boyle


Robert Boyle consiguió, que la química pase a ser una actividad respetable, estudió el comportamiento de los gases y también expresó la idea de la existencia de los átomos.

Boyle tenía contratados muchos ayudantes ya que contaba con ingresos de su padre, por lo que pudo armar un instituto de investigación privado que era la envidia de muchos científicos de su época. Al tener una buena fortuna, contaba con la posibilidad de poder publicar los resultados de sus investigaciones. Boyle fue unos de los primeros en aplicar el método científico, inspirándose en Galileo y en Francis Bacon. Este último había expresado una necesidad de recoger la mayor cantidad de datos posibles antes de comenzar cualquier investigación, para luego explicar lo observado en la investigación.

En 1661, Boyle publicó su libro más famoso llamado “El químico escéptico”, el cual discute la noción de elemento cercana a la definición que utilizamos en nuestros días. Boyle estudiaba el corpuscularismo,  que es una forma de atomismo que describía a la realidad y el cambio en términos de partículas y sus movimientos. Esta visión estaba desplazando lentamente a la visión aristotélica del mundo, la cual sostenía que los elementos no eran solamente las sustancias más simples, sino que también eran los componentes necesarios de todos los cuerpos y, por ejemplo, si el agua es un elemento, entonces todos los cuerpos deben contener por lo menos una mínima cantidad de agua. Boyle creía que los experimentos químicos podían demostrar la verdad de la filosofía corpuscularista. Entonces, presentó evidencias experimentales acerca de que la mayoría de los elementos aceptados hasta esa época no cumplían con ambos criterios aristotélicos.

En este libro, además, rompe con la tradición de los alquimistas de trabajar en secreto, con su convicción e insistencia acerca de publicar todo su trabajo experimental con descripciones detalladas, incluso de aquellos experimentos que habían fracasado completamente.

Se le atribuye a Boyle ser el primero en el uso del término “análisis químico”, el cual utilizó con el mismo sentido con que se lo utiliza actualmente.

Boyle introdujo el método científico en la alquimia, hecho que logró que la alquimia se convirtiera en química y suprimió las bases en que pretendían apoyarse ciertas creencias.

Autor: Brian Rojas

Fuente

http://aportes.educ.ar/quimica/nucleo-teorico/recorrido-historico/siglos-xvii-y-xviii-el-nacimiento-de-la-quimica-moderna/robert_boyle_el_quimico_escept.php

Galileo Galilei


El físico y astrónomo italiano Galileo Galilei (1564-1642) sostenía que la Tierra giraba alrededor del Sol, lo que contradecía la creencia de que la Tierra era el centro del Universo. Se negó a obedecer las órdenes de la Iglesia católica para que dejara de exponer sus teorías, y fue condenado a reclusión perpetua. Junto con Kepler, comenzó la revolución científica que culminó con la obra de Isaac Newton. Su principal contribución a la astronomía fue el uso del telescopio para la observación y descubrimiento de las manchas solares, valles y montañas lunares, los cuatro satélites mayores de Júpiter y las fases de Venus. En el campo de la física descubrió las leyes que rigen la caída de los cuerpos y el movimiento de los proyectiles. En la historia de la cultura, Galileo se ha convertido en el símbolo de la lucha contra la autoridad y de la libertad en la investigación.

Nació cerca de Pisa el 15 de febrero de 1564. Estudió con los monjes en Vallombroso y en 1581 ingresó en la Universidad de Pisa para estudiar medicina. Al poco tiempo cambió sus estudios por la filosofía y las matemáticas, abandonando la universidad en 1585 sin haber llegado a obtener el título. En 1589 trabajó como profesor de matemáticas en Pisa, donde se dice que demostró ante sus alumnos el error de Aristóteles, que afirmaba que la velocidad de caída de los cuerpos era proporcional a su peso, dejando caer desde la torre inclinada de esta ciudad dos objetos de pesos diferentes.

Otros importantes descubrimientos de Galileo en aquellos años son las leyes péndulo (sobre el cual habría comenzado a pensar, según la conocida anécdota, observando una lámpara que oscilaba en la catedral de Pisa) y las leyes del movimiento acelerado, que estableció después de trasladarse a enseñar en la Universidad de Padua en 1592. En Padua, sin embargo, y después en Florencia, Galileo se ocupa sobre todo en astronomía y lo hará intensamente hasta 1633.

En 1609 oyó decir que en los Países Bajos habían inventado un telescopio. En diciembre de 1609 Galileo había construido un telescopio de veinte aumentos, con el que descubrió montañas y cráteres en la Luna. También observó que la Vía Láctea estaba compuesta por estrellas y descubrió los cuatro satélites mayores de Júpiter. En marzo de 1610 publicó estos descubrimientos en El mensajero de los astros. Su fama le valió el ser nombrado matemático de la corte de Florencia, donde quedó libre de sus responsabilidades académicas y pudo dedicarse a investigar y escribir. En diciembre de 1610 pudo observar las fases de Venus, que contradecían la astronomía de Tolomeo y confirmaban su aceptación de las teorías de Copérnico.

A principios de 1616, los libros de Copérnico fueron censurados por un edicto, y el cardenal jesuita Roberto Belarmino dio instrucciones a Galileo para que no defendiera la teoría de que la Tierra se movía. Galileo guardó silencio sobre el tema durante algunos años y se dedicó a investigar un método para determinar la latitud y longitud en el mar basándose en sus predicciones sobre las posiciones de los satélites de Júpiter.

En 1624 Galileo empezó a escribir un libro que quiso titular Diálogo sobre las mareas, en el que abordaba las hipótesis de Tolomeo y Copérnico respecto a este fenómeno. En 1630 el libro obtuvo la licencia de los censores de la Iglesia católica de Roma, pero le cambiaron el título por Diálogo sobre los sistemas máximos, publicado en Florencia en 1632. A pesar de haber obtenido dos licencias oficiales, Galileo fue llamado a Roma por la Inquisición a fin de procesarle bajo la acusación de “sospecha grave de herejía”. Galileo fue obligado a abjurar en 1633 y se le condenó a prisión perpetua (condena que le fue conmutada por arresto domiciliario). Los ejemplares del Diálogo fueron quemados y la sentencia fue leída públicamente en todas las universidades.

La última obra de Galileo, Consideraciones y demostraciones matemáticas sobre dos ciencias nuevas relacionadas con la mecánica, publicada en Leiden en 1638, revisa y afina sus primeros estudios sobre el movimiento y los principios de la mecánica en general. Este libro abrió el camino que llevó a Newton a formular la ley de la gravitación universal, que armonizó las leyes de Kepler sobre los planetas con las matemáticas y la física de Galileo.

Bibliografia: http://www.astromia.com/biografias/galileo.htm

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Inventos de Leonardo


A continuación tendremos un par de inventos creados por Leonardo Da Vinci uno de los maximos exponentes de la epoca.

1. El caballero mecánico

Leonardo Da Vinci había imaginado el concepto de robot: un autómata creado a partir de una armadura medieval ítalo-germana de caballero. Las notas de diseño fueron encontradas en 1950, pero no se sabe si Leonardo alguna vez intentó construir el ingenio. 
Gracias a los planos, se cree que el robot sería capaz de realizar movimientos humanos: podría haberse sentado, mover los brazos, cuellos y la quijada. 

 

2. La ametralladora de varios cañones 

La ametralladora de varios cañones era un arma de fuego notable. Da Vinci dibujó esta batería de artillería móvil hacia 1480, quizás como una tarjeta de llamada a un príncipe guerrero en la necesidad de un arquitecto militar. Una manivela ajusta la elevación, carga y es un gran desafío , especialmente cuando están bajo fuego 
Al ampliar el campo de fuego, la forma de abanico del prototipo de Da Vinci se hizo un arma eficaz contra una línea de avance de tropas. Además en el diseño de Da Vinci era fácil moverse en el campo de batalla porque era ligero y montado sobre ruedas 

 

3. Bombas de Racimo 

Da Vinci también diseñó proyectiles grande, compuesta de conchas redondas colocadas en torno a separadores de hierro y cosidos dentro de una cubierta flexible. Una vez disparadada, esta invención explotaba en muchos fragmentos y de este modo había un mayor alcance e impacto que un cañón de una sola bola 

 

4. Carros con Guadaña 

Este es uno de los más bellos manuscritos de Leonardo. Sus bocetos hechos revelan con imágenes nítidas, carros tirados por caballos y cubiertos con remolinos de hojas que se movían en el fragor de la batalla arrasando todo a su paso. Las cuchillas rotativas han sido diseñados específicamente para cortar las extremidades de sus víctimas. En uno de sus dibujos, Da Vinci muestra en detalle la carnicería espantosa de tal manera que su notación indicó que su artefacto probablemente podía causar daño tanto a amigos como a enemigos. 

 

Autor: Ignacio Maranzana 

El tanque de Leonardo


“Estos tomarían el lugar de los elefantes en el campo de batalla. Se pueden inclinar. Se puede estar dentro de ellos para desparramar terror en los caballos enemigos, y se pueden poner carabineros dentro para romper las formaciones enemigas”. Así describe Leonardo su visionaria maquinaria de guerra, y no era para menos ya que en el período que comenzaba a idear sus artefactos bélicos su ciudad adoptiva, Milán, se encontraría en guerra con los franceses.

Leonardo fue un gran inventor, se dedicó a muchos campos de estudio y desarrollo, entre sus grandes obras, se pueden destacar sus maquinarias bélicas, en este caso, su “tanque”.

Este es quizás uno de los más famosos de los proyectos de Leonardo Da Vinci. Su idea de cosechar el pánico y la

Carro de combate

destrucción entre las tropas enemigas se previó en este vehículo en forma de tortuga, reforzadas con placas de metal, y rodeado de cañones. En una solicitud de trabajo para el duque de Milán, Da Vinci se jactó: “Puedo hacer los coches blindados, caja fuerte e inexpugnable, que entrará a las filas de cerca al enemigo con su artillería, y ninguna compañía de soldados es tan grande que no se rompa a través de ellos. Y detrás de ellos, el de infantería serán capaces de seguir completamente ilesos y sin ningún tipo de oposición. “precursor de Da Vinci al tanque moderno sin duda podría haber creado” conmoción y pavor “en el campo de batalla 15o siglo, el diseño contenía algunas deficiencias graves . Incluso con varias modificaciones a los planes originales, continuó enfrentándose a una serie de problemas sin resolver y finalmente abandonó el proyecto.

Algunos dicen que los “problemas” que tenía Leonardo con este proyecto fueron puestos intencionalmente por él,  para que ninguna otra persona pudieses construir esta maquinaria sin su exclusiva ayuda.

Problemas del carro de Leonardo:

En primer lugar tal el aparato no se hubiera movido del sitio ya que al accionar la manivela las ruedas delanteras se hubieran movido en un sentido y las traseras en el contrario.
Por otra parte ¿cómo hacia el carro para girar? El que cada manivela accionase una rueda delantera y otra trasera haría imposible que los ejes se orientasen individualmente. La solución se podría obtener girando como los tanques de cadenas modernos: accionando cada una de las manivelas en sentido contrario podría girar sobre si mismo… pero eso necesitaría más esfuerzo por parte de los “motores”.

Autor: Federico Tirachini

Fuente: 1

2

Navegador de artículos