Bienvenidos

Información sobre los avances científicos del renacimiento

Archivar en la categoría “Ciencias”

Las leyes de Kepler


Las leyes de kepler son producto de una buena tarea de ordenamiento matemático por parte de Johanes Kepler (1571 – 1630) de los datos recogidos por Tycho Brahe (1546 – 1601), quien fue el último que hizo observaciones sin utilizar un telescopio y que elaboró un catálogo con la posición de unas 700 estrellas. Las leyes de Kepler se pueden enunciar así:

Primera ley: todos los planetas describen órbitas planas y elípticas que tienen al Sol en uno de sus focos.

Segunda ley: los segmentos que unen al Sol y a los planetas, barren áreas iguales en tiempos iguales.

A1 = A2 en igual tiempo

Tercera ley: los cuadrados de los tiempos empleados por los planetas en describir sus órbitas son directamente proporcionales a los cubos de los semiejes mayores.

T = período de la orbita
= kr²
Donde k es una constante
Las leyes de Kepler dieron una descripción del movimiento de los planetas alrededor del Sol pero no dieron una interpretación de las causas, interpretación que se daría años después con Newton.

Bibliografía: http://www.memo.com.co/fenonino/aprenda/fisica/fisic2.html

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Robert Boyle


Robert Boyle consiguió, que la química pase a ser una actividad respetable, estudió el comportamiento de los gases y también expresó la idea de la existencia de los átomos.

Boyle tenía contratados muchos ayudantes ya que contaba con ingresos de su padre, por lo que pudo armar un instituto de investigación privado que era la envidia de muchos científicos de su época. Al tener una buena fortuna, contaba con la posibilidad de poder publicar los resultados de sus investigaciones. Boyle fue unos de los primeros en aplicar el método científico, inspirándose en Galileo y en Francis Bacon. Este último había expresado una necesidad de recoger la mayor cantidad de datos posibles antes de comenzar cualquier investigación, para luego explicar lo observado en la investigación.

En 1661, Boyle publicó su libro más famoso llamado “El químico escéptico”, el cual discute la noción de elemento cercana a la definición que utilizamos en nuestros días. Boyle estudiaba el corpuscularismo,  que es una forma de atomismo que describía a la realidad y el cambio en términos de partículas y sus movimientos. Esta visión estaba desplazando lentamente a la visión aristotélica del mundo, la cual sostenía que los elementos no eran solamente las sustancias más simples, sino que también eran los componentes necesarios de todos los cuerpos y, por ejemplo, si el agua es un elemento, entonces todos los cuerpos deben contener por lo menos una mínima cantidad de agua. Boyle creía que los experimentos químicos podían demostrar la verdad de la filosofía corpuscularista. Entonces, presentó evidencias experimentales acerca de que la mayoría de los elementos aceptados hasta esa época no cumplían con ambos criterios aristotélicos.

En este libro, además, rompe con la tradición de los alquimistas de trabajar en secreto, con su convicción e insistencia acerca de publicar todo su trabajo experimental con descripciones detalladas, incluso de aquellos experimentos que habían fracasado completamente.

Se le atribuye a Boyle ser el primero en el uso del término “análisis químico”, el cual utilizó con el mismo sentido con que se lo utiliza actualmente.

Boyle introdujo el método científico en la alquimia, hecho que logró que la alquimia se convirtiera en química y suprimió las bases en que pretendían apoyarse ciertas creencias.

Autor: Brian Rojas

Fuente

http://aportes.educ.ar/quimica/nucleo-teorico/recorrido-historico/siglos-xvii-y-xviii-el-nacimiento-de-la-quimica-moderna/robert_boyle_el_quimico_escept.php

Galileo Galilei


El físico y astrónomo italiano Galileo Galilei (1564-1642) sostenía que la Tierra giraba alrededor del Sol, lo que contradecía la creencia de que la Tierra era el centro del Universo. Se negó a obedecer las órdenes de la Iglesia católica para que dejara de exponer sus teorías, y fue condenado a reclusión perpetua. Junto con Kepler, comenzó la revolución científica que culminó con la obra de Isaac Newton. Su principal contribución a la astronomía fue el uso del telescopio para la observación y descubrimiento de las manchas solares, valles y montañas lunares, los cuatro satélites mayores de Júpiter y las fases de Venus. En el campo de la física descubrió las leyes que rigen la caída de los cuerpos y el movimiento de los proyectiles. En la historia de la cultura, Galileo se ha convertido en el símbolo de la lucha contra la autoridad y de la libertad en la investigación.

Nació cerca de Pisa el 15 de febrero de 1564. Estudió con los monjes en Vallombroso y en 1581 ingresó en la Universidad de Pisa para estudiar medicina. Al poco tiempo cambió sus estudios por la filosofía y las matemáticas, abandonando la universidad en 1585 sin haber llegado a obtener el título. En 1589 trabajó como profesor de matemáticas en Pisa, donde se dice que demostró ante sus alumnos el error de Aristóteles, que afirmaba que la velocidad de caída de los cuerpos era proporcional a su peso, dejando caer desde la torre inclinada de esta ciudad dos objetos de pesos diferentes.

Otros importantes descubrimientos de Galileo en aquellos años son las leyes péndulo (sobre el cual habría comenzado a pensar, según la conocida anécdota, observando una lámpara que oscilaba en la catedral de Pisa) y las leyes del movimiento acelerado, que estableció después de trasladarse a enseñar en la Universidad de Padua en 1592. En Padua, sin embargo, y después en Florencia, Galileo se ocupa sobre todo en astronomía y lo hará intensamente hasta 1633.

En 1609 oyó decir que en los Países Bajos habían inventado un telescopio. En diciembre de 1609 Galileo había construido un telescopio de veinte aumentos, con el que descubrió montañas y cráteres en la Luna. También observó que la Vía Láctea estaba compuesta por estrellas y descubrió los cuatro satélites mayores de Júpiter. En marzo de 1610 publicó estos descubrimientos en El mensajero de los astros. Su fama le valió el ser nombrado matemático de la corte de Florencia, donde quedó libre de sus responsabilidades académicas y pudo dedicarse a investigar y escribir. En diciembre de 1610 pudo observar las fases de Venus, que contradecían la astronomía de Tolomeo y confirmaban su aceptación de las teorías de Copérnico.

A principios de 1616, los libros de Copérnico fueron censurados por un edicto, y el cardenal jesuita Roberto Belarmino dio instrucciones a Galileo para que no defendiera la teoría de que la Tierra se movía. Galileo guardó silencio sobre el tema durante algunos años y se dedicó a investigar un método para determinar la latitud y longitud en el mar basándose en sus predicciones sobre las posiciones de los satélites de Júpiter.

En 1624 Galileo empezó a escribir un libro que quiso titular Diálogo sobre las mareas, en el que abordaba las hipótesis de Tolomeo y Copérnico respecto a este fenómeno. En 1630 el libro obtuvo la licencia de los censores de la Iglesia católica de Roma, pero le cambiaron el título por Diálogo sobre los sistemas máximos, publicado en Florencia en 1632. A pesar de haber obtenido dos licencias oficiales, Galileo fue llamado a Roma por la Inquisición a fin de procesarle bajo la acusación de “sospecha grave de herejía”. Galileo fue obligado a abjurar en 1633 y se le condenó a prisión perpetua (condena que le fue conmutada por arresto domiciliario). Los ejemplares del Diálogo fueron quemados y la sentencia fue leída públicamente en todas las universidades.

La última obra de Galileo, Consideraciones y demostraciones matemáticas sobre dos ciencias nuevas relacionadas con la mecánica, publicada en Leiden en 1638, revisa y afina sus primeros estudios sobre el movimiento y los principios de la mecánica en general. Este libro abrió el camino que llevó a Newton a formular la ley de la gravitación universal, que armonizó las leyes de Kepler sobre los planetas con las matemáticas y la física de Galileo.

Bibliografia: http://www.astromia.com/biografias/galileo.htm

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Regiomontano


Johann Müller, de Königsberg, llamado Regiomontano (1436-1476) y probablemente el matemático de mayor influencia del siglo quince, puntualizó el error del razonamiento de Cusa que llegó a creer que promediando polígonos inscritos y circunscritos había llegado a una cuadratura.

Estableció una imprenta y un observatorio en Nuremberg – Alemania, con la esperanza de imprimir traducciones de Arquímedes, Apolonio, Heron, Ptolomeo y otros; pero murió joven (probablemente envenenado) y el proyecto quedó incompleto.  La lista de libros que planeaba imprimir se conserva, lo que indica que el desarrollo de las matemáticas se habría acelerado si hubiera sobrevivido.

Georg Peuerbach (1423-1469), maestro de Regiomontano en Viena, planeaba hacerse de una buena copia del manuscrito del  Almagesto  de Ptolomeo en Italia para hacer una edición; pero murió prematuramente y el proyecto recayó en Regiomontano. Así, la principal contribución de Regiomontano en astronomía fue completar una nueva versión latina del Almagesto de Ptolomeo, iniciada por Peuerbach; Resultó un libro de texto por sí mismo. Su  Epítome del Almagesto de Ptolomeo  es notable por su énfasis en las partes matemáticas que habían sido omitidas en astronomía descriptiva elemental.

Un nuevo libro de texto de astronomía:  Theoricae novae planetarum, de Peuerbach, fue publicado por Regiomontano en 1472.

El trabajo sistemático de los métodos para resolver triángulos de Regiomontano:  De triangulis omnimodis, es de gran significado para las matemáticas, ya que marcó el renacimiento de la trigonometría. Los nuevos trabajos en astronomía se habían acompañado por tablas de funciones trigonométricas. Los trabajos de Peuerbach incluyeron una nueva tabla de senos.

Habiendo nacido la función seno en la India, aparte de su papel en los sistemas astronómicos, se le tuvo poco interés. Desde el siglo doce se contaba en Europa con traducciones de trigonometría árabe; pero no hubo contribuciones latinas. Fue con Regiomontano, a partir de su De triangulis, que Europa ganó prominencia en este campo. El aparente contacto de Regiomontano con el trabajo de Nasir Eddin  Tratado sobre el Cuadrilátero, más propio del griego que del hindú, fue la fuente para organizar la trigonometría como una disciplina independiente de la astronomía.

El primer libro de  De triangulis, escrito alrededor de 1464, inicia con nociones fundamentales, derivadas de Euclides, sobre magnitudes y razones; tiene más de cincuenta proposiciones sobre la solución de triángulos, usando propiedades de ángulos rectos.

El libro II inicia con el establecimiento y prueba de la ley de los senos, incluyendo problemas para determinar lados, ángulos y áreas de triángulos planos, dando determinadas condiciones.

El libro III contiene teoremas encontrados en los textos griegos sobre esferas, antes del uso de la trigonometría.

El libro IV es sobre trigonometría esférica e incluye leyes de los senos esféricas.

Entre lo novedoso está el uso de fórmulas de área; pero no incluyó la función tangente; la función tangente fue considerada en otro tratado de trigonometría de Regiomontano: Tabulae directionum.

Para obviar fracciones fue costumbre utilizar valores grandes para el radio del círculo. Regiomontano utilizó un radio de 600,000 para una de sus tablas de senos; para otras adoptó 10,000,000 o 600,000,000. Para su tabla de tangentes en Tabulae directionum eligió 100,000. No llamó la función tangente, sino utilizó solo la palabra números para las entradas, grados para grados, en una tabulación con el encabezado “Tabula fecunda”.

Regiomontano murió antes de que sus dos trabajos de trigonometría fueran publicados. Tabulae directionum  fue publicada  en 1490, pero el más importante,  De triangulis, apareció en prensa hasta 1533 (y de nuevo en 1561). Sin embargo, los trabajos fueron conocidos en forma manuscrita por el círculo de matemáticos de Nuremberg, donde Regiomontano estuvo trabajando y es muy posible que hayan tenido influencia a principios de siglo XVI. Cien años después de la caída de Constantinopla, las ciudades europeas: Viena, Cracovia, Praga y Nuremberg, fueron líderes en astronomía y matemáticas. La última de ellas llegó a ser un centro para la impresión de libros.

Autor: Ignacio Maranzana

Fuente:

http://www.mat.uson.mx/depto/publicaciones/apuntes/pdf/1-3-2-renacimiento.pdf

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/regiomontano.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Johann_M%C3%BCller_Regiomontano

SÍMBOLOS OPERACIONALES


SÍMBOLOS OPERACIONALES
 
En la publicación de 1492 Compendio de lo abaco de Francesco Pellos (1450-1500) se hace
uso del punto para denotar la división de un entero por una potencia de diez. Es el inicio del
punto decimal. Hay que recordar que ya al-Kashi (1380-1429?) había utilizado fracciones
decimales.Los símbolos alemanes para la adición y sustracción desplazaron a la p y m italianas. En
1489, antes de la publicación de la Summa de Pacioli, Johann Widman (n. ca. 1460) publicó
la aritmética comercial Rechenung auff allen Kauffmanschafft, el trabajo más antiguo en el
que aparecen los signos + y -, utilizados al principio para indicar excesos y deficiencias.
Coss  (1525), uno de los libros  de álgebra alemanes de principios del siglo XVI, de
Christoph Rudolff (1500?-1545?), es uno de los primeros libros impresos que utiliza
fracciones decimales, así como los símbolos para raíces.

En Rechnung (1527) de Peter Apian (1495-1552) aparece impreso en la portada el triángulo
de Pascal, casi un siglo antes del nacimiento de Blaise Pascal (1623-1662).

La  Arithmetica integra  (1544) de Michael Stifel (1487?-1567?) incluye el triángulo de
Pascal, pero además trata los números negativos, radicales y potencias, y reduce la
multiplicidad de casos de ecuaciones cuadráticas a una forma única, además explica, bajo
una regla especial, cuando usar + y  -. En un tratado posterior, De algorithmi  numerorum
cossicorum,  propuso usar una letra singular para la incógnita y repetir dicha letra para
potencias mayores de la incógnita. La  Arithmetica integra  es un tratado del álgebra
conocida hasta 1544, ninguno de los problemas llegó a incluir ecuaciones cúbicas.

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Bibliografía: http://www.mat.uson.mx/depto/publicaciones/apuntes/pdf/1-3-2-renacimiento.pdf

Medicina en el renacimiento


Introducción:

En medicina el Renacimiento es la época del pensamiento anatómico: de la anatomía, de la cirugía y de la anatomía patológica. La disección de cadáveres humanos ya se practicaba ocasionalmente en los siglos XIII y XIV con fines médico-legales o de estudio del cuerpo humano por algunos artistas italianos.

Sus grandes exponentes fueron Vesalio, Paré, entre otros. Un impulso para el estudio anatómico venía también del arte, de pintores y escultores que, con ese espíritu humanista, querían conocer el cuerpo humano para representarlo en toda su belleza.

La figura de Leonardo da Vinci (1452-1519) fue crucial en el desarrollo de la cultura occidental, siendo reconocido como el padre del alto Renacimiento. Sus estudios anatómicos recogidos en el “Manuscrito Anatómico A” (1510-1511) se centran en la osteología y la miología, y en sus láminas se plasman los intentos de comprender el funcionamiento humano. Además del aporte científico, las láminas resultantes de los estudios de Leonardo contienen algunos de los dibujos anatómicos más brillantes jamas creados. A finales de 1513, Leonardo realizó sus investigaciones anatómicas en el Hospital del Espíritu Santo de Roma, pero se vio obligado a renunciar a sus estudios cuando en 1515, fue acusado de prácticas sacrílegas y el Papa León X le prohibió la entrada en el Hospital, truncando así su carrera anatómica. Leonardo proyectó, aunque nunca llegó a escribir, un tratado de Anatomía (“Il libro dell´Anatomia“). Aunque existen bosquejos y partes del mismo, la mayor parte de su trabajo anatómico se ha perdido. Leonardo fue un genio en todos los campos que cultivó, y aunque fue uno de los más originales y perspicaces anatomistas de todas las épocas, y mientras que sus pinturas eran ampliamente conocidas, tan solo algunos amigos y colaboradores tenían algún conocimiento de laprofundidad de sus investigaciones médicas.

Paracelso (1493-1541) nació en Einsielden (Suiza). Se opuso a las autoridades académicas de la época, sometiendo a crítica a los clásicos. Su principal obra fue “Opera Omnia Médico-Chemico-Chiriugica“, aunque también escribió un tratado de cirugía “Magna Chirurgia” en el que se recogen sus criterios quirúrgico-traumatológicos más importantes. Paracelso optó por intervenir lo menos posible a la hora de solucionar heridas, fracturas y luxaciones, dejando al tiempo y a la naturaleza ejercer su acción, evitando a sus pacientes el trauma sobreañadido de una manipulación de dudosos resultados. Destacan sus experiencias sobre heridas por arma de fuego.

Paracelso no se contentó con ser un teórico, sino que persiguió y obtuvo curaciones espectaculares, calificadas a veces de milagrosas. Sus discípulos se jactaron de haber curado a impotentes, sifilíticos, epilépticos y sordos, pero los adversarios de su ciencia médica alegaron que en realidad no se trataba más que de mejorías pasajeras.

El belga Andrés Vesalio es sin duda el mejor anatomista de todos los tiempos (figura 10: Andrés Vesalio en “De humani corporis fabrica”, Biblioteca del Escorial). El conjunto de trabajos de Vesalio está incluido entre las obras maestras de la cultura occidental. Vesalio, tras estudiar en París (1533-1536), llegó a Padua, donde fue nombrado profesor de Cirugía (“explicator chirurgiae“). Impartió su primera lección de Anatomía el 6 de diciembre de 1537, en la que él mismo realizó la disección, a diferencia de la costumbre de la época, en la que era función del barbero sangrador. La obra principal y más conocida de Vesalio es “De Humani Corporis Fabrica”. Sus otras obras, también importantes son las “Tabulae Anatomicae Sex”, la “Lettre sur la Saignée” y el “Epitome”. De Humani Corporis Fabrica fue compuesta por Vesalio entre el invierno de 1539 y el verano de 1542. En el plano anatómico, la Fábrica de Vesalio intentó reconciliar lo que se veía indiscutiblemente en las disecciones humanas y lo que se leía en Galeno. Las láminas como auxiliares de la enseñanza fueron defendidas por Vesalio, en el prólogo de su obra como un medio de ayuda al estudio, pero aconsejaba a los estudiantes el emplear sus propias manos en disección. Si bien la contribución de Vesalio a la Cirugía no fue directa ni destacada, la orientación de la Anatomía que impulsó Vesalio propiciaría gran parte de la base científica de la cirugía de los siglos siguientes..Acabó por caer en las garras de la inquisición, condenado a morir por haber diseccionado a un hombre todavía vivo, fue indultado por Felipe II.

Miguel Servet fue un teólogo, astrólogo y médico español nacido en 1511, Convertido al protestantismo, ejerció la medicina en Francia. Sus disecciones e ideas pensaba que el alma reside en la sangre y que se vitaliza al inspirar aire, le llevaron a descubrir el paso de la sangre del corazón izquierdo al derecho, a través de los pulmones. Su teología, ni católica ni protestante, y su enemistad personal con Calvino le acarrearon que fuese quemado, tras denuncia del reformador, en Ginebra en 1553.

Ambrosio Paré (1510-1590)


El nombre de Paré es conocido por todos los médicos del mundo como una de las grandes figuras de la historia y uno de los fundadores de la cirugía en el Renacimiento.

Paré nacio en un aldea cercana de Laval en Francia. Su padre fue posiblemente un barbero-cirujano quien practicaba en esa población.
Después de hacer su entrenamiento con varios maestros fue al Hôtel Dieu de París en donde recibió su licencia para practicar.

Paré fue cirujano castrense y adquirió gran práctica en las batallas en las cuales participó, destácandose por el exito de sus intervenciones hasta ser nombrado cirujano del Rey. En 1545 publicó su libro sobre “Tratamiento de las heridas por bala de arcabuz”. En 1554 ingreso al Colegio de Cirujanos y tres años después participo en la batalla de San Quintín.

Cuando el Rey de Francia Enrique II fue herido en una justa por una esquirla de una lanza que le penetró al cráneo por un ojo, fue llamado a atenderlo.
Vesalio fue enviado por el Rey de Espana pero cuando llegó, el monarca francés habia expirado. Un tiempo después, Paré escribió el libro de Traumatismos Craneanos al cual siguieron los Diez libros de Cirugía. Pare también escribio e hizo las ilustraciones de un libro de Anatomía, derivado en gran parte de los trabajos de Vesalio.

Wallace Hamby, Profesor de Neurocirugía y gran aficionado a Paré, tradujo la Cirugía y escribió varios libros sobre la vida y época de Ambrosio Paré en los años sesenta. Uno de ellos presenta un resumen de los casos clínicos y protocolos de autopsia publicados por Paré . Entre estos figuran cuatro casos de Hidrocefalia, un buen némero de traumatismos craneoencefálicos y un caso de sección medular por arma de fuego. Paré describe las indicaciones para trepanar dentro de las cuales se incluyen las fracturas deprimidas y las colecciones epidurales y subdurales.

La descripción de las amputaciones con ligadura de los vasos en reemplazo del cauterio es interesante pero Paré no fue el primero en usarlas como se ha pensado muchas veces.
En la copia que este autor posee en microfilme de la edicion en alemán “Die Chirurgie” , Berlin 1592, se aprecian las ilustraciones anatómicas del cerebro y los instrumentos quirurgicos usados por Paré (Páginas 350 y 351).

Autor: Ramiro Páez Rodriguez

Bibliografía:

http://www.compumedicina.com/historia/hm_290101.htm

http://www.ujaen.es/investiga/cts380/historia/la_medicina_del_renacimiento.htm

http://www.portalplanetasedna.com.ar/paracelso1.htm

Johannes Kepler


Johannes Kepler

Johannes Kepler nació en 1571. Estudió en la Universidad Protestante de Tübingen, en donde tuvo un profesor de matemáticas llamado Michael Maestlin el cual era partidario de la teoría heliocéntrica de Copernico. Kepler aceptó esta teoría, creyendo que el simple ordenamiento de los planetas fue un plan de Dios.

En el año 1594 desarrolló una hipótesis, la cual decía que el Sol ejerce una fuerza que disminuye de forma inversamente proporcional a la distancia e impulsa a los planetas alrededor de sus órbitas. Con sus pensamientos, logró demostrar las teorías de Copérnico.

El sistema de Kepler funcionaba de forma muy aproximada a las observaciones, salvo por Mercurio. Kepler fue invitado por Tycho Brahe para que, basándose en sus observaciones, trabajara con él como asistente y así poder calcular las órbitas de los planetas. Cuando murió Brahe, Kepler fue quien lo sucedió en el cargo de matemático imperial.

Una de sus obras más importantes fue Astronomía nova, que fue el resultado de sus esfuerzos para calcular la órbita de Marte. Este muestra las leyes de Kepler sobre el movimiento de los planetas. La primera ley dice que los planetas giran en órbitas elípticas con el Sol en un foco. La segunda ley, nos dice que un planeta girará con mayor velocidad cuanto más cerca se encuentre del Sol.

Luego, Kepler se hizo matemático de los estados de la Alta Austria. Publicó su “Harmonices mundi Libri”, el cual en su sección final contiene otro descubrimiento sobre el movimiento planetario, que podemos considerar como la tercera ley de Kepler: la relación entre el cubo de la distancia media de un planeta al Sol y el cuadrado del periodo de revolución del planeta es una constante y es la misma para todos los planetas.

También publicó un libro llamado Epitome “Astronomiae Copernicanae” (Astronomía de Copérnico), el cual contiene todo lo que descubrió Kepler en su vida. Kepler fue la influencia capital de muchos astrónomos en las siguientes décadas.

La última obra que se dio a conocer de Kepler fueron las Tablas rudolfinas. Basándose en los datos de Brahe, las nuevas tablas del movimiento planetario reducen los errores medios de la posición real de un planeta de 5° a 10′. Isaac Newton se basó en las teorías y observaciones de Kepler para formular su ley de la gravitación universal.

Autor: Brian Rojas

Fuente:

http://www.astromia.com/biografias/kepler.htm

Tycho Brahe


Tycho Brahe ha sido considerado como el más grande observador  del periodo anterior a la     invención del telescopio e innovador en los estudios astronómicos. De  familia noble, carácter intrépido, e intolerante de las convenciones sociales, tuvo una vida muy  aventurera: viajó mucho, prosiguiendo siempre los estudios de astronomía que había comenzado  siendo joven, impresionado con el eclipse solar de 1560.

En 1576, el rey de Dinamarca Federico I le cedió la pequeña isla de Hven, en el estrecho de Sund,   donde Tycho hizo construir el observatorio más grande de su época, al que llamó Uraniborg, es decir, “ciudad del cielo”. Dotó el observatorio de monumentales y perfeccionados instrumentos, algunos de los cuales fueron ideados por él mismo: cuadrantes murales, sextantes, esferas armilares, escuadras y gnomones con gigantescas escalas graduadas para obtener la mejor precisión entonces posible en la determinación de las coordenadas celestes y de las otras medidas astronómicas.

En 1572 una estrella muy luminosa apareció en la constelación de Casiopea, alcanzando la luminosidad de Júpiter y después se fue apagando lentamente, aunque permaneció visible hasta marzo de 1574. Tycho la observó durante un año y medio, tratando de calcular con sus instrumentos y conocimientos la distancia con el método del paralaje, este consistía en medir la distancia a los planetas o estrellas cercanas se utilizan métodos de trigonometría elemental, se basa en la medición del movimiento aparente de un objeto con respecto a las estrellas más lejanas de la bóveda celeste que son la mayoría y están tan lejos que no parecen cambiar de posición. El astrónomo se dio cuenta que la estrella nova carecía de paralaje, lo que equivalía a admitir que se encontraba a una distancia infinita, o sea que pertenecía a la esfera de las estrellas fijas. Tycho Brahe publicó los resultados de su trabajo, provocando con él una verdadera revolución en el campo de las creencias astronómicas: por primera vez se demostró que las esferas superlunares no eran en absoluto inmutables, contrariamente a la opinión de Aristóteles.

En 1588, el astrónomo desmintió, con pruebas basadas en sus observaciones y medidas, la teoría de la naturaleza atmosférica de los cometas. Siguió con sus instrumentos al cometa aparecido el 13 de noviembre de 1577, midió su paralaje y, por lo tanto, la distancia, y concluyó que se encontraba a aproximadamente 230 radios terrestres, es decir, más allá de la Luna, que está a 60 radios terrestres.

Tycho rechazó el sistema copernicano no por ignorancia, sino por coherencia con sus observaciones. Él razonó de esta manera: si la Tierra girara a lo largo de una órbita alrededor del Sol, como pensaba Copérnico, el observador debería notar un desplazamiento anual (paralaje) en las posiciones de las estrellas fijas. Como Tycho nunca pudo medir ese desplazamiento, se convenció de que Copérnico estaba en un error. El razonamiento de Tycho era inaceptable: fue la insuficiente precisión de sus instrumentos lo que no le permitió apreciar el pequeño paralaje de las estrellas.

Autor: Ignacio Maranzana

Fuente:

http://www.cienciorama.unam.mx/index.jsp?action=vrArticulo&pagina=universo&aid=51

http://www.astromia.com/biografias/brahe.htm

Teofrasto Paracelso


Toefrasto Paracelso

Teofrasto Paracelso  fue un fue un alquimista, médico y astrólogo suizo, es mas, fue el químico mas ilustre del Renacimiento.

Fue un gran partidario de la experimentación directa, de la observación de la Naturaleza como método seguro y de la introducción en la práctica médica del uso de medicamentos obtenidos a partir de minerales.

En su juventud trabajó en las minas como analista. Comenzó sus estudios a los 16 años en la Universidad de Basilea, y más tarde en Viena. Se doctoró en la Universidad de Ferrara.

No era un hombre de establecerse en un lugar por toda la vida por lo que luego de recibirse paso su vida en casi toda Europa. Participó como cirujano en las guerras holandesas. Pasó por Rusia, Lituania, Inglaterra, Escocia, Hungría, e Irlanda.

En sus últimos años su espíritu viajero lo llevó a Egipto, Arabia, Constantinopla. Por cada lugar que visitaba aprendía algo sobre la alquimia y medicina.

Luego de viajar por 10 años, regresó a Austria en 1524 donde descubrió que era famoso por muchas curas milagrosas que había desarrollado. Se convirtió en El Gran Paracelso a los 33 años y fue designado como el médico del pueblo y conferenciante de la universidad de Basel y estudiantes de toda Europa concurrían a sus conferencias. No sólo invitaba a estudiantes sino a todo aquel al que le interesara el tema. Las autoridades se escandalizaron por su amplia invitación.

En mayo de 1538, en la cima de su segundo período de gloria volcó a Austria a ver a su padre y descubrió que había muerto 4 años antes. En 1541 Paracelso murió a los 48 años de edad en circunstancias misteriosas.

Uno de los principios de Paracelso fue: «Únicamente un hombre virtuoso puede ser buen médico», para él la Medicina tenía cuatro pilares:

  1. Astronomía.
  2. Ciencias naturales.
  3. Química.
  4. El amor.

 

Láudano:

 

Es una tintura alcohólica de opio preparada por primera vez por el alquimista Paracelso. Para ser más exacto es una preparación compuesta por vino blanco, azafrán, clavo, canela y otras sustancias además de opio; usada con fines medicinales en una gran variedad de drogas patentadas durante el siglo XIX.

Se usaba comúnmente para reducir cualquier tipo de dolor, desde el dolor provocado por la salida de los dientes en los niños a los típicos dolores producidos por el cáncer y otras enfermedades terminales; para adormecer, para la ansiedad, para el tratamiento de la diarrea (prescripción que aún sigue teniendo en algunos casos) y para eliminar la tos en todo tipo de procesos.

 

Autor: Federico Tirachini

fuentes: 1

2

Nicolás Copérnico


Nicolás Copérnico (1473-1543) fue un astrónomo polaco. Su teoría sobre el heliocentrismo fue desarrollada en los primeros años de la década de 1500, pero se publicó años después. Se oponía a la teoría de Ptolomeo, entonces vigente, según la cual el Sol y los planetas giran alrededor de una Tierra fija. Al principio, Copérnico dudó en publicar sus hallazgos porque temía las críticas

Nicolás Copérnico

de la comunidad científica y religiosa. A pesar de la incredulidad y rechazo iniciales, el sistema de Copérnico pasó a ser el modelo del Universo más ampliamente aceptado a finales del siglo XVII.

Teoría del Heliocentrismo:

Las ideas principales de su teoría son:

  • Los movimientos celestes son uniformes, eternos, y circulares o compuestos de diversos ciclos (epiciclos).
  • El centro del universo se encuentra cerca del Sol.
  • Orbitando alrededor del Sol, en orden, se encuentran Mercurio, Venus, laTierra y la Luna, Marte, Júpiter, Saturno.
  • Las estrellas son objetos distantes que permanecen fijos y por lo tanto no orbitan alrededor del Sol.
  • La Tierra tiene tres movimientos: la rotación diaria, la revolución anual, y la inclinación anual de su eje.
  • El movimiento retrógrado de los planetas es explicado por el movimiento de la Tierra.
  • La distancia de la Tierra al Sol es pequeña comparada con la distancia a las estrellas.

 

Copérnico no fue invitado a publicar sus descubrimientos hasta el año 1536, propuesta que rechazó para evitar la reacción hostil de los teólogos romanos. Año despues, un seguidor suyo llamado Raetico (1514-1574), publicó un breve resumen de sus obras en un libro llamado la “Narrado Prima”, publicado en Danzig en 1540.

Autor: Federico Tirachini

 

fuentes: Nicólas Copérnico

2

Navegador de artículos